De mareas, convergencias municipalistas y confluencias electorales en Andalucía

17 marzo, 2018

Convergencia municipalista: encuentro de las candidaturas municipalistas en las que hemos participado para una acción municipalista común.
Confluencia electoral: acuerdo para presentarnos juntos en las elecciones con otras organizaciones hermanas.

Premisas previas:

Entendemos que el cambio vendrá de la mano de un proceso sólido de organización y conciencia, que articule lo social y lo político, con ritmos muy diversos en la destitución de las oligarquías y planteen una alternativa. Estamos lejos aún de ese proceso de solidificación y no deberíamos todavía decretar organizaciones definitivas, políticas y sociales, como las únicas interlocutoras del cambio. Sigue vigente una crisis de las identidades colectivas y el periodo de “Reacción” y represión contra Podemos abierto tras un primer periodo de sorpresa y desborde del régimen se ha consolidado en nuestra contra, aunque no con la intencionada pretendida contundencia con que la muestran los medios. La hipótesis de la victoria relámpago no se contrastó en la práctica, excepto en el ámbito municipal y con candidaturas más amplias que el propio Podemos. A nadie le cabe duda de que Podemos abrió el ciclo que llevó a las alcaldías a Ada, Carmena o Santisteve pero cabría preguntarse si Podemos en solitario hubiera ganado las elecciones en Madrid, Barcelona o Zaragoza…Por otra parte el 8M nos muestra la enorme fortaleza del modelo de organización reticular no jerarquizada. El 8M, la movilización social más importante de los últimos 7 años, cuanto menos, no lo ha convocado ni un partido ni un sindicato ni una plataforma, sino todo eso y una tupida red de colectivos y nodos sociopolíticos no uniformes y desprofesionalizados.

La decisión de no habernos presentado a las municipales en 2015 ha dado lugar a una realidad autónoma, más o menos vinculada a Podemos, de candidaturas municipalistas que han trabajado solas, aisladas y sin apoyo organizativo supramunicipal hasta la creación de la Secretaría de Municipalismo de Podemos Andalucía. Entendemos que tenemos que relacionarnos con esa realidad desde un marco de respeto y no de imposición ni de usurpación del patrimonio acumulado porque donde mejor aguantamos los envites de los poderes fácticos es donde hay compañeros y compañeras construyendo municipalismo y no sólo desde los ayuntamientos sino también desde los círculos.

Podemos Andalucía aprobó caminar hacia su autonomía organizativa en un marco federalizante que otros territorios no han demandado pero que la II Asamblea Estatal permite. En Andalucía esta demanda de autonomía fue de consenso entre todas las sensibilidades de la organización y en ese sentido hemos avanzado con estatal en el ámbito económico pero faltan otros aspectos muy importantes como la gestión local de los censos, ámbitos exclusivos de toma de decisiones junto a otros cedidos, el envío de comunicaciones o la convocatoria de consultas en su ámbito. Todo ello en la lógica plurinacional que defendendemos para nuestro modelo de Estado.

Otro mandato expreso de la II Asamblea Ciudadana Andaluza, y posteriormente debatido en todos los círculos y en el Consejo Ciudadano Andaluz, es el rechazo a los pactos de gobierno con el PSOE toda vez que hemos observado las consecuencias negativas de pactar con el socialiberalismo en Andalucía pero también en Italia, en Alemania o en Francia y más aún en un marco de crisis estructural de la mal llamada “socialdemocracia europea”. Seguimos teniendo la esperanza de ser una alternativa al bipartidismo y no un lobby de izquierdas del PSOE.

El código ético de Podemos nos parece una herramienta irrenunciable en cualquier candidatura de la que participemos, sobre todo en los preceptos que tienen que ver con la limitación de mandatos y la desprofesionalización de la política, la limitación de salarios a un máximo de 3SMI y la revocabilidad en cualquier momento del mandato.

Teniendo en cuenta estas consideraciones y después de tres encuentros municipalistas hemos acordado en los órganos:

Crear, registrar y ofrecer a las candidaturas municipalistas un marco jurídico en forma de partido instrumental que permita la convergencia del municipalismo aliado de Podemos con la finalidad de que puedan tomar decisiones y compartir recursos de forma autónoma y mancomunada sobre procesos de confluencia e identidad de las candidaturas. Asimismo, esta convergencia municipalista pretende ser un marco de incorporación de agentes sociales y políticos locales con un patrimonio valiosísimo que poner a disposición de un municipalismo alternativo como laboratorio fundamental del cambio político en nuestro país.

Preguntas y respuestas:

¿Esto significa que nadie podrá presentarse a las municipales directamente como Podemos?

No. El marco de convergencia se ofrece como una herramienta no como una imposición. De hecho se puede estar en la convergencia con otras candidaturas municipales y decidir concurrir finalmente solo como Podemos, con la validación del marco supramunicipal correspondiente, o con el nombre de la convergencia unido a Podemos si así lo decidimos conjuntamente. Cada asamblea local sabe lo que es más conveniente en su municipio y existen espacios supramunicipales que ofrecen las garantías suficientes para validar las candidaturas que quieran utilizar el nombre de Podemos.

¿Esto significa que si se decide confluir con IU y otros agentes en Andalucía se tiene que confluir en todos los municipios?

No. A nadie se le va a imponer la convergencia municipalista ni la confluencia electoral. Los municipios deciden. En el último Consejo Ciudadano Andaluz también acordamos que habrá interlocutores municipales elegidos por sus asambleas para las negociaciones y que coordinaremos nuestra línea en los partidos judiciales. Existe una importante sintonía en este aspecto con la dirección de IU Andalucía. Las dos direcciones andaluzas nos sabemos responsables ante el momento histórico y sabemos que la confluencia se realiza en los municipios desde abajo, sin atajos, con la interlocución de los mismos, y partiendo de una discusión política en la que ambas direcciones estamos comprometidas.

¿Contradice al Consejo Ciudadano Andaluz la decisión tomada posteriormente por el Consejo Ciudadano Estatal que dará lugar a una consulta en la que se pregunta por el nombre y por la confluencia para ir a las elecciones en 2019?

No. Porque estamos de acuerdo en ir a las autonómicas como Podemos, o en confluencia si así lo decidimos, y no estamos de acuerdo con quienes dejándose llevar por mensajes interesados piensan que la marca “ya no vale”. Tenemos el convencimiento de que hemos acumulado un trabajo y un capital simbólico muy valioso en torno a este proyecto político y no lo vamos a desperdiciar. Sabemos además que los resultados son mejores en las encuestas cuanto más nos acercamos en el territorio.

Además de poner Podemos en el nombre visible en la papeleta de las europeas, las andaluzas y las municipales con las salvedades que plantea la propia consulta del Consejo Ciudadano Estatal, estamos trabajando por un acuerdo de confluencia con organizaciones hermanas que será validado o no por el Consejo Ciudadano Andaluz y los inscritos e inscritas de Podemos Andalucía.
Además, respecto a la consulta aprobada en el Consejo Ciudadano Estatal, la pregunta sobre las municipales reconoce la realidad y salvedad de aquellos municipios cuyas candidaturas municipales estén consolidadas, realidad con la que queremos dialogar y negociar para diseñar la mejor propuesta electoral en las municipales de 2019 porque será la más pegada al terreno.