Por un modelo de financiación justo para Andalucía: 10+1 propuestas

18 enero, 2018

Descarga PDF

 


Entendemos que la defensa común de un sistema de financiación justo es un acuerdo de los derechos que se van a garantizar, pero también la defensa de un modelo de Estado de corte federal. Un acuerdo sobre los servicios públicos que vamos a sostener en igualdad de condiciones en todas las comunidades autónomas. Un acuerdo de protección del Estado de Bienestar.
Pedimos al resto de los grupos políticos que se pongan del lado de los derechos, solicitando una reforma constitucional donde se blinde la autonomía política de Andalucía y la recuperación de los derechos perdidos corrigiendo la situación general de infrafinanciación de todas las comunidades autónomas, y de super-infrafinanciación de comunidades como Andalucía.
Entendemos que es preciso manifestar el rechazo de la recentralización segregadora y excluyente que representaría un retroceso social de 40 años.

DIAGNÓSTICO DEL MODELO DE 2009
  1. Insuficiencia generalizada del modelo anterior: Existe falta de financiación en el modelo. Se estima en unos 16.000 millones de euros.
  2. Sobre el reparto en el modelo: en estos momentos, el cálculo de población ajustada perjudica a Andalucía. Nuestra participación en el sistema de financiación autonómica está por debajo de nuestra participación poblacional.
  3. Andalucía está infrafinanciada. Andalucía ha sido una comunidad infrafinanciada, viéndose privada de recursos preciosos que han mermado su autonomía y han provocado un endeudamiento inducido por la infrafinanciación.
  4. Las políticas fiscales austeritarias han amplificado la insuficiencia de financiación, promovidas y constitucionalizadas con la reforma del artículo 135 de la Constitución y la normativa presupuestaria de carácter centralista del PP.
  5. Además de la brecha de infrafinanciación, existen brechas de desempleo, de desigualdad y pobreza dentro de Andalucía y con el resto de España.
  6. La infrafinanciación y limitación del gasto autonómico tienen una doble consecuencia: el recorte de la autonomía real y de los derechos por la vía de la externalización y privatización de los servicios públicos fundamentales.
PROPUESTAS
  1. Mayor y mejor financiación. Es preciso aumentar el tamaño de la tarta para soslayar la insuficiencia del sistema y el frentismo territorial. Para ello proponemos una reforma fiscal progresiva y pasar de un techo de gasto que limita nuestros derechos, a un suelo de ingresos que los garantiza. Reparto es justicia. Debemos aspirar a un modelo de financiación autonómica que no deje a nadie fuera, a unos mecanismos de reparto donde la población ajustada se asemeje a la población real.
  2. Cambio de marco fiscal: No se pueden revertir los recortes y aumentar el gasto per cápita si antes no se modifica la regla de gasto y no se va hacia una reforma tributaria que permita bien nuevos ingresos o incrementar los existente para poder tener una tarta más grande que distribuir. Es necesario derogar la reforma del artículo 135 de la CE, así como regla de gasto, la ley Montoro y las normas de austeridad presupuestaria.
  3. Igualdad y blindaje de los servicios públicos fundamentales. Desde Andalucía, hay que reclamar la puesta en marcha de una reforma fiscal general que responda a los principios de progresividad e igualdad para cubrir las necesidades de gasto de todas las comunidades. Y esto será posible si se rompe con las políticas de austeridad de esta última década para alcanzar la igualdad de condiciones de todas las ciudadanas y los ciudadanos vivan donde vivan en el acceso a los servicios públicos fundamentales como sanidad, educación y dependencia.
  4. Nosotros decidimos: Autonomía fiscal sí, pero evitando comportamientos fiscales desleales que han aprovechado comunidades con mejor situación de partida y que erosionan la percepción sobre la tributación. Esto se conseguiría con niveles mínimos de tributación comunes y horquillas estrechas de gravámenes para determinadas figuras tributarias.
  5. Corresponsabilidad fiscal: no vale pedir más financiación a Madrid con una mano y menguar las arcas públicas de Andalucía con la otra. Para evitar el dumping fiscal, que beneficia a las comunidades más ricas, se deben establecer mínimos de tributación comunes.
  6. Transparencia y lealtad institucional con haciendas integradas. Transparencia hacia la ciudadanía con un sistema de financiación comprensible. Transparencia entre la hacienda central y las autonómicas con una hacienda integrada, que sería la mejor herramienta para la lucha contra el fraude fiscal. Y también mejoraría el mecanismo de entregas a cuenta
  7. Valoración de la deuda inducida por la infrafinanciación que ha sufrido Andalucía durante esta etapa y evaluar una reestructuración de la misma vía FLA. Hace falta una revisión sustancial del mecanismo para garantizar mayor margen en gasto social e inversiones, y que no sea destinado a pre-amortización de deuda privada. En este sentido, el cambio radical de la actual regla de gasto también es fundamental.
  8. Solidaridad interterritorial. Establecimiento de mecanismos de solidaridad interterritorial que favorezcan la convergencia real entre territorios, tanto interna como externamente al sistema de financiación, con reglas objetivas y criterios de reparto que tengan en cuenta las peculiaridades económicas y sociales.
  9. Reducción de la brecha del status quo, garantizando un aumento substancial de la financiación respecto al modelo anterior. El nuevo modelo debe reducir las diferencias de financiación per cápita entre todos los territorios.
  10. No a los copagos. Rechazamos una revisión del sistema de financiación que derive en el establecimiento de copagos debido a la falta de voluntad política para resolver el problema de suficiencia global del sistema.

10+1: LO LOCAL: Iniciar un proceso de reforma de la financiación local reconociendo la importancia de los entes locales y garantizando la suficiencia de recursos y la participación en los ingresos del estado. Es necesario abrir un debate serio y amplio sobre el papel de los ayuntamientos y de los demás entes locales reforzando su autonomía, muy penalizada en este momento por las reglas de control fiscal y presupuestarios impuestos por Montoro. La reforma de estas es una necesidad ineludible pare que puedan utilizar su superavit y ponerlo al servicio de las necesidades de la gente


Descarga PDF