COMUNICADO. Podemos Andalucía sobre la situación en Cataluña a 31 de octubre de 2017

31 octubre, 2017

  • Podemos Andalucía apuesta por el diálogo, la negociación y el referéndum pactado ante la situación en Cataluña

Desde Podemos Andalucía compartimos la honesta preocupación que vemos en nuestro entorno sobre la situación de Cataluña y el desfile de titulares y fotogramas propios de una película de otra época, de otro lugar.

Condenamos rotundamente la aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno central de Mariano Rajoy. No entendemos la lógica represiva de un conflicto político. Entendemos que esto no va a solucionar la situación con Cataluña. Nos preocupa, además, que se aplique el 155 entre vítores, aplausos y celebraciones y una decisión tan extremadamente dura se tome con la frialdad y la frivolidad propia de quienes no les duelen más que las encuestas. La imagen del expresidente de Cataluña y hoy senador del PSOE José Montilla fuera de la votación del 155, cabizbajo en su despacho, nos da la verdadera imagen de la gravedad de la situación en un gesto sobrio, alejado de la borrachera intervencionista del bloque monárquico (PP-PSOE-Cs) Nos parece lamentable el hooliganismo del gobierno andaluz confiando ciegamente a Rajoy primero el gobierno del país y luego sometiéndose sin condiciones a su gestión de esta crisis, incluso en las peores horas del 1 de octubre, incluso a golpe de enfrentamiento con su propia federación catalana. Resulta ridículo ver a los miembros del gobierno de Susana Díaz pendientes en twitter de cómo manipular acerca de la posición de Podemos sobre Cataluña como si no tuvieran nada que hacer o ver al gabinete de comunicación del gobierno todo el día al teléfono para tratar de buscar un titular engañoso sobre nuestra posición como si no tuvieran nada más que comunicar. Resulta pueril.

La solución no es tampoco la huida hacia adelante de la DUI. Nuestro compromiso y nuestra sensibilidad no son con Puigdemont, personaje por el que no sentimos ninguna simpatía, sino con el 80% de la población catalana que quiere autorreprensentarse votando y con la gente que desde Andalucía están haciendo lo más valiente que se puede hacer en momentos de máxima polarización: levantar la bandera del diálogo, la negociación y la vuelta de la política. De la mano izquierda y no de la mano dura. Entendemos el proceso catalán no como una “patología” independentista sino como un malestar irresuelto y un brecha recientemente abierta y sangrante con el PP que, amortizada su opción política en Cataluña, no ha tenido ningún problema en humillar sistemáticamente a la población catalana, un PP que ha construido una España no apetecible desde el punto de vista político y social. El PP se llena la boca con el Estado de Derecho pero se olvida de las otras dos patas de la Constitución, el Estado democrático y, sobre todo, el Estado social. De esta forma se aplica con inusitado rigor y descarada improvisación el 155, mientras se entienden como un adorno el artículo 47 sobre el derecho a la vivienda, el artículo 35 sobre el derecho al trabajo o se utiliza al Constitucional como un tribunal político.

Esta propuesta de diálogo, negociación y referéndum pactado siempre ha sido la misma. Repetimos. Siempre ha sido la misma. No somos plurinacionales por la mañana y aplicamos con regocijo el 155 por la noche como Pedro Sánchez. No somos federalistas en los papeles y centralistas en la práctica, ni republicanos en twitter e históricos y decididos monárquicos en la realidad. Desde el origen de Podemos, en todos los documentos programáticos, en todos los posicionamientos públicos sobre el modelo de estado, en los momentos calmados y en los tensos, hemos defendido un referéndum pactado como única solución a la crisis catalana y la necesidad de buscar fórmulas en el marco de un proceso constituyente que abra los candados de la transición (también la corona, la impunidad, el modelo de Estado o los pactos con la Santa Sede) en una sociedad madura que ya no tiene miedo al posfranquismo.

Lo decimos con meridiana nitidez, el PP no va a poner sobre la mesa una solución para Cataluña porque al PP Cataluña le da igual, la tiene perdida, y piensa que se refuerza electoralmente en el resto de España por la vía de tapar una sede pagada con dinero de la caja B con una enorme bandera rojigualda. También lo hace con Andalucía, a la que maltrata económicamente porque no la gobierna. Por eso no entendemos el vasallaje de Susana Díaz. Por eso nos sentimos esperanzados en las voces que desde la sociedad andaluza piden diálogo con cada vez más fuerza. Y por eso exigimos por parte del gobierno andaluz que abandere las causas de esta tierra y defienda sus intereses en lugar de someterse tan servilmente a un Partido Popular que no quiere a Andalucía y que ha sido siempre alérgico a sus causas y luchas históricas.

El 4D no es una efeméride que se celebra cada 40 años y se olvida y hace olvidar durante todos y cada uno de los días que suman esos 40 años, tendremos que empezar por recuperar su memoria pero, sobre todo, continuar por poner de actualidad y proyectar a futuro los anhelos de desarrollo, prosperidad y derechos sociales que se hicieron patentes en aquel momento y siguen plenamente vigentes, todos ellos compromisos rubricados con el pueblo andaluz en el referéndum del 28 de febrero de 1980.

Consejo de Coordinación de Podemos Andalucía
31/10/17