Podemos denuncia la instrumentalización de los presupuestos andaluces para beneficio personal de Susana Díaz

20 octubre, 2017

  • Podemos critica que la presidenta no haya abierto vías de diálogo para configurar las cuentas de 2018 y que utilice este proyecto de Ley para su propia promoción personal en lugar priorizar la estabilidad de la mayoría social
  • La formación política considera que las cuentas andaluzas no revierten los recortes en servicios públicos, impiden avanzar hacia un nuevo modelo productivo y carecen de una apuesta real para erradicar la brecha socioeconómica

El grupo parlamentario Podemos Andalucía ha solicitado hoy formalmente la devolución del proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2018 por entender que han sido elaborados con fines electoralistas y como instrumento político para la estabilidad de la presidenta del Gobierno andaluz, y no de la mayoría social de Andalucía. En este sentido, Podemos lamenta las prisas para la elaboración de las cuentas en un momento de incertidumbre asociado a la prórroga de los PGE o la ralentización del crecimiento prevista por el Gobierno central que ponen en cuestión previsiones realizadas por la consejera de Hacienda.

Como expone la enmienda a la totalidad registrada por Podemos, “la ley más importante de Andalucía, que debería ser el instrumento de diálogo, participación y mejora de la vida de la gente en nuestra tierra, es una herramienta de promoción personal”, que no recoge medidas para abordar los principales problemas de la comunidad autónoma. Así, no garantiza los recursos suficientes para preservar la prestación de los servicios públicos en condiciones de calidad y universalidad, como elementos materiales definitorios del Estado de Bienestar; impide avanzar hacia un nuevo modelo productivo sostenible y equitativo que permita la creación de empleo estable y de calidad; y, por último, no ofrece soluciones para reducir la brecha socioeconómica que soporta la comunidad autónoma, alejando cada vez más a los andaluces de la media española en variables clave y a la que se une una brecha intracomunitaria evidenciada en el crecimiento de los niveles de desigualdad dentro de Andalucía.

La iniciativa de Podemos Andalucía se sustenta sobre seis argumentos que rechazan el fondo y las formas en las que el proyecto de Ley de Presupuestos ha sido elaborado y trasladado al Parlamento de Andalucía para su aprobación. En esta línea, la portavoz de Economía y Hacienda de Podemos Andalucía, Carmen Lizárraga, ha censurado la falta de diálogo y participación, recordando que desde esta formación se ha ofrecido en reiteradas ocasiones predisposición de apoyo a las cuentas de 2018 que ha sido obviada por el Gobierno andaluz, lo que invita a pensar que la mayoría sumada por PSOE y C’s harán inaccesibles los presupuestos a mejoras y modificaciones durante su tramitación. La tramitación del proyecto de Ley, vulnerará, además, la normativa vigente. Como recoge el documento registrado, el calendario aprobado para la tramitación del Proyecto de la Ley a propuesta del Presidente del Parlamento de Andalucía, con el voto en contra del Grupo Parlamentario Podemos Andalucía, incumple el artículo 110.l del Reglamento del Parlamento de Andalucía, así como la Resolución de la Presidencia del Parlamento de Andalucía de 19 de junio de 1996, sobre normas que regulan la tramitación y enmienda del Proyecto de Ley de Presupuestos.

Gasto social e inversiones

La enmienda de Podemos Andalucía se muestra crítica con la incapacidad del presupuesto presentado por el Gobierno andaluz para blindar el gasto sanitario y educativo con un 5% y un 7% del PIB, respectivamente. El aumento del gasto presupuestario está lejos de revertir recortes y de alcanzar niveles aceptables para reducir la brecha social y económica de la comunidad andaluza con el resto de España, dado que Andalucía fue, junto con Cataluña, la comunidad que llevó a cabo mayores recortes en sanidad y educación. De hecho, considerando los niveles de gasto respecto al PIB, Andalucía se mantiene por debajo de los valores del 2010 en las principales partidas. El peso del gasto sanitario sobre el PIB se mantiene una décima por debajo del 6%, cuando en 2010 alcanzó el 6,5%, y está lejos del objetivo del 7% que sería básico para empezar a converger tanto en términos de gasto sobre el PIB como en términos de gasto per cápita. En el caso de la Educación, se destina un 4,5% del PIB, frente al 5% del 2010.

Por otra parte, el crecimiento de las inversiones (1,2%) está por debajo del crecimiento del PIB (2,6%), siendo, por tanto, insuficiente para compensar el bajo nivel de inversiones del Estado. En este sentido, las cuentas proyectadas por Susana Díaz están lejos del esfuerzo inversor de muchos países europeos y, sin un esfuerzo inversor suficiente, resulta prácticamente imposible converger hacia un modelo productivo menos dependiente y con mayor diversificación.

Regresividad fiscal

Por último, para Podemos Andalucía resultan inaceptables unos presupuestos que contribuyen a empeorar los problemas de brecha socioeconómica por la vía de la regresividad fiscal. El Gobierno andaluz, como expone la enmienda a la totalidad, ha vendido el impuesto a las herencias para dar estabilidad a Susana Díaz, consiguiendo que estos presupuestos contribuyan a que el sistema tributario en su conjunto sea menos progresivo y menos justo. En este sentido, Podemos considera “inverosímil e irresponsable para alguien que se dice socialista llevar a cabo estas medidas, y apuesta por una reforma tributaria en clave redistributiva que no tendrá cabida en estos presupuestos, pues forman parte del ciclo de colaboración en políticas neoliberales PSOE-Ciudadanos.