El Parlamento aprueba las medidas de Podemos Andalucía para mejorar la situación laboral de las camareras de hotel

14 Julio, 2017

La Comisión de Turismo y Deporte del Parlamento de Andalucía ha aprobado hoy una proposición no de ley para combatir la precariedad laboral en el sector turístico y, más concretamente, el caso de las camareras de piso, cuyas condiciones son extremas, llegándose a pagar dos euros por la limpieza de una habitación en jornadas de trabajo interminables.

La propuesta, que ha salido adelante en su totalidad con los votos de Podemos y PSOE, insta al Gobierno andaluz a adoptar medidas en torno a tres ejes: en primer lugar, impulsar el diálogo entre los agentes sociales en el ámbito hotelero, en el marco del Consejo Andaluz de Turismo, para abordar los asuntos que requieren de soluciones urgentes como la regulación por convenio de la obligatoriedad de llegar a acuerdos en cada centro para consensuar y fijar la carga de trabajo de las camareras de piso así como analizar los procesos de externalización de servicios en el sector hotelero que están precarizando el sector. En segundo lugar, revisar las normas reguladoras de concesiones administrativas así como las diferentes órdenes de ayudas dirigidas a empresas de establecimientos hoteleros para impedir que empresas que vulneran los derechos laborales puedan ser receptoras de ayudas públicas; y, finalmente, impulsar un plan de actuaciones desde la Consejería de Turismo dirigido a incentivar el empleo de calidad en el sector hotelero, y, muy concretamente, entre el colectivo de camareras de hotel.

Como ha explicado el portavoz de Podemos en la comisión, David Moscoso, el sindicato CCOO cifra en un 97% el porcentaje de contratos en precario, lo que en la práctica “significa que la buena marcha del turismo andaluz está sustentado en las condiciones de casi esclavitud que soportan los trabajadores del sector”. Según el sindicato, la Administración no persigue estas situaciones con toda la fuerza posible, lo que genera desamparo entre el colectivo de trabajadoras y legitima la precarización del sector turístico como un modelo a seguir.

En este sentido, Moscoso ha reclamado el apoyo de los grupos a “unas medidas que cuentan con el visto bueno del colectivo afectado” y ha expuesto casos concretos de violación de derechos laborales como el denunciado recientemente en Sevilla en el que 275 camareras de piso de una misma cadena hotelera desarrollaban su trabajo en fraude de Ley, con contratos de formación y cobrando salarios de 600 euros al mes por jornadas laborales de hasta 12 horas diarias.