Podemos propone el blindaje de Andalucía ante las pruebas de reválida de la LOMCE

6 septiembre, 2016

  • Podemos Andalucía registra una PNL que insta a la derogación de la norma y que será trasladada a los ayuntamientos andaluces en forma de moción para su debate
  • Según la parlamentaria Libertad Benítez, la reválida genera brechas en el sistema educativo que ahondarán en los niveles actuales de abandono escolar
  • La iniciativa será trasladada a los ayuntamientos andaluces para su debate y votación

El grupo parlamentario Podemos Andalucía ha registrado esta mañana una proposición no de ley a través de la cual solicita la derogación del Real Decreto 310/2016, de 29 de julio, por el que se regulan las evaluaciones finales de Educación Secundaria Obligatoria y de Bachillerato, más conocidas como las pruebas de reválida recuperadas por el gobierno de Mariano Rajoy a través de la LOMCE. Para Podemos, el mantenimiento de estas evaluaciones, además de una decisión antidemocrática adoptada por el PP con la oposición de toda la comunidad educativa, supone el incremento de la desigualdad social en el sistema educativo y genera nuevas brechas de exclusión para miles de alumnos andaluces.

Según ha explicado la portavoz parlamentaria de Educación de Podemos Andalucía, Libertad Benítez, estas nuevas pruebas evaluativas pueden hacer que miles de alumnos andaluces no obtengan un título aunque hayan superado todas las asignaturas durante varios años de estudio, dejando dichos estudios sin validez y supeditándolos por completo a varios exámenes externos, lo que supone «una falta de consideración y confianza en el profesorado y en los centros educativos».

Asimismo, como apunta la dirigente de Podemos, la reválida puede generar frustración en el alumnado y ahondar en el abandono escolar. De hecho, los estudiantes que hayan superado la ESO pero no aprueben las evaluaciones finales, no podrán optar ni por Bachillerato ni por un Grado Medio de Formación Profesional, sino que se verán abocados a cursar FP Básica, unos estudios poco reconocidos, con escasos medios y salidas profesionales. Además, el alumnado que haya cumplido 17 años no puede cursar esta FP básica, por lo que quedarán fuera del sistema educativo, sin el título de la ESO y sin ningún tipo de especialización que les permita acceder al mercado laboral.

Las reválidas impuestas unilateralmente por el Partido Popular -a pesar de la oposición de reconocidas instituciones pedagógicas y administraciones educativas europeas- responden, en opinión de Benítez, a un planteamiento de la educación «como una carrera constante de obstáculos» que condicionan el esfuerzo educativo y favorecen los aprendizajes memorísticos, «estableciendo una competición entre centros y propiciando la discriminación socio-económica».

La iniciativa de Podemos Andalucía, que se presentará además en el resto de cámaras autonómicas con presencia de esta formación política, será trasladada para su debate y votación como moción en aquellos ayuntamientos donde haya concejales del cambio, en un intento por trasladar a todas las instituciones del Estado el consenso de la comunidad educativa en torno a la retirada definitiva de la reválida en Secundaria y Bachillerato.

Hasta la fecha, un total de 13 comunidades autónomas (todas las no gobernadas por el PP más una en la que sí está al frente, Castilla y León) han mostrado su rechazo a las pruebas de reválida reguladas por la LOMCE y alertan de que éstas limitarán el futuro de los jóvenes.