Podemos Andalucía celebra las victorias de las candidaturas municipalistas de unidad popular y ciudadana

25 mayo, 2015

Podemos Andalucía celebra las victorias de las candidaturas municipalistas de unidad popular y ciudadana.

  • El bipartidismo se descalabra
  • Es el tiempo de la gente corriente haciendo política de otra manera
  • Se va acabando el tiempo de los profesionales de la política que han llevado a nuestra tierra al desastre

Estamos en pleno proceso de regeneración democrática y empoderamiento de las víctimas de la crisis y las políticas antisociales del bipartidismo. Un ciclo que abrió el 15M, las mareas, las plataformas antidesahucios y que Podemos continuó con una estrategia de cambio político institucional y que continúa en las candidaturas de unidad popular y ciudadana hacia un cambio a nivel estatal en noviembre de la mano de Podemos.

Los resultados dan una lección clara. La ciudadanía no sólo quiere un relevo a los mandos ni confía de forma entusiasta en alternativas que representan un cambio en el color de la corbata del azul a naranja. Además, hay una impugnación clara de las políticas económicas crueles e ineficaces del PP las defienda quien las defienda.

Estamos cambiando entre todos este país, y lo hacemos sin depender de redes clientelares ni de los causantes y beneficiarios de la crisis: la banca y el Íbex 35. Seguimos siendo la única fuerza política junto a las candidaturas municipalistas de unidad popular que no les debemos nada y se lo debemos todo a la gente corriente con necesidad de cambio.

Cada candidatura municipal es independiente, no vamos a tutelar ese proceso de empoderamiento y participación popular. Estamos con ellas, seguiremos participando en ellas y serán nuestro referente municipal. Vamos Granada, Málaga Ahora, Participa Sevilla, Ganemos Córdoba, Participa Huelva, Jaén en Común o Por Cádiz si se Puede, por citar solamente a las capitales de provincia, son experiencias en las que nos reconocemos y a las que acompañaremos y de las que aprenderemos. Tienen en común con nosotros tanto el programa, las personas y los métodos: primarias abiertas y ciudadanas, los códigos éticos más estrictos y desprofesionalizantes, planes de rescate ciudadano, abolición del austericidio. Participación, ética y políticas para la mayoría social frente a los que han gobernado para las élites.

El síntoma claro de que el cambio es posible es que desde que nació Podemos en cada celebración de elecciones mejoramos resultados en una clara línea ascendente y aun así, no nos damos por satisfechos. Por el contrario, los partidos tradicionales cada vez pierden más y más votos y cuantos más pierden, más tranquilos respiran, como si se esperasen un resultado todavía peor. En Andalucía el PSOE ha tenido los peores resultados de su historia bajando incluso desde del descalabro de 2011. Les votan menos que nunca y respiran tranquilos.

Entendemos que se acabó el tiempo de los pactos en los despachos y empezó el tiempo de los acuerdos para la ciudadanía, hablar de política y no de sillones, negociar con luz y taquígrafos, son señas de identidad de la nueva política que queremos construir en cada rincón de Andalucía y del país. De conseguir victorias para quienes llevan siete años o más pasando fatigas. En definitiva se trata de poner a la gente en el centro de las conversaciones poselectorales como hemos hecho en Andalucía de cara a la conformación del gobierno en Andalucía.

Quien insista en llamarnos para un cambalache o para no comprometerse con las medidas de sentido común que planteamos sin siquiera querer entrar en ellas es que no nos conoce, es que no ha entendido nada de lo que está ocurriendo. Les avisamos de que seguirán encontrando en nosotros en todas partes una posición coherente y firme defensa inmediata de los intereses de la gente, pero también dialogante y de mano tendida a quienes entiendan el mensaje de la ciudadanía y a quienes hablen el lenguaje de la gente corriente.